TURISMO PRETENDE CONVERTIR EN ALBERGUE EL ANTIGUO BAR LIMONES, UNO DE LOS LUGARES MÁS EMBLEMÁTICOS DE UTRERA QUE ACTUALMENTE ES LA OFICINA DE TURISMO

22.6.2020

 

La delegada municipal de Turismo, Carmen Cabra, ha anunciado que la actual Oficina de Turismo, ubicada en el antiguo Bar Limones, dejará de prestar su servicios como tal para convertirse en un centro de recepción y albergue de peregrinos del Camino de Santiago.

Para ello, el edificio debe ser transformado de manera que permita espacios para el aseo, camas para seis personas y cocina, según ha anunciado la concejal del PSOE, que ya ha anunciado que la obra dispone del proyecto y que quieren que esté funcionando el próximo otoño gestionada por una asociación, es decir, otro servicio municipal gestionado de manera externalizada.

Desde Juntos x Utrera no alcanzamos a entender cómo es posible que se dediquen a “desnudar un santo para vestir otro”, o lo que es lo mismo, desmantelar la Oficina de Turismo para instalarla nuevamente aún no saben dónde, aunque se plantea como posibilidad el Castillo.

La Oficina de Turismo fue uno de los primeros proyectos que acometió el gobierno andalucista de Francisco Jiménez, gracias a un convenio con la consejería de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía. El proyecto data de 2003 y supuso una inversión de 725.325 euros, un 60 por ciento asumido por la Junta y un 40 por ciento del Ayuntamiento siendo en su momento el mayor presupuesto en materia turística en la historia de Utrera.

Para ello, el ayuntamiento adquirió a la familia propietaria del inmueble el antiguo Bar Limones, por una cantidad aproximada a los 90.000 euros, al tratarse de un edificio que fue construido por el Ayuntamiento a comienzos del siglo XVI para albergar la propia Casa Consistorial o Cabildo, la cárcel y, posteriormente, se le añadió una pequeña casa accesoria para uso público de los vecinos y del comercio. Del antiguo bar, en la restauración se conservaron el mobiliario, las estanterías y los mostradores, que dan al espacio una singularidad que pocas veces podemos apreciar en otras restauraciones.

Así, en diciembre de 2004 la Comisión Provincial de Patrimonio aprobó la intervención además en dos inmuebles contiguos al antiguo Bar Limones, que fueran sede del Cabildo (siglo XVI), en la plaza del Bacalao, corazón de la Utrera medieval, así como en la histórica casa de Doña Martina, además de felicitar al municipio “por su respeto al patrimonio de la ciudad y como ejemplo de recuperación del casco histórico”, felicitación que se trasladó de forma expresa al consistorio.

Lamentablemente parece que ni la delegada ni el alcalde tienen el mismo respeto por esa intervención que el que tuvo en su día la comisión que dio el visto bueno a este proyecto. Sería bueno que Carmen Cabra explicase por qué se plantea transformar este espacio en albergue, que desde luego no es el sitio más adecuado y, de paso, diera a conocer los datos de los que pensamos debe disponer con respecto a la demanda de pernoctaciones en nuestro municipio con motivo del tránsito de peregrinos del Camino de Santiago, que debe ser lo suficientemente importante para justificar la reserva permanente de seis camas en la localidad exclusivamente para peregrinos de Santiago, ya que no creemos que quiera hacerle la competencia más desleal a los establecimiento de hospedaje y hoteles de nuestro municipio, precisamente en el más que difícil momento que atraviesa el sector.

En definitiva, desde Juntos x Utrera instamos al gobierno de Villalobos a no desmantelar la Oficina de Turismo y, ya que a la señora Cabra le gusta tanto auto proclamarse hacedora de cosas que nunca antes ha hecho nadie, pues que se ponga a trabajar denodadamente en una oferta que mantenga y mejores las actividades y espacios culturales de los que disponemos en nuestra ciudad siendo, sin duda, la Oficina de Turismo o antiguo Bar Limones, uno de los más significativos y mejor recuperados de nuestra localidad.

SÍGUENOS:

  • Facebook icono social