CAOS Y PELIGRO PARA LOS TRANSEUNTES DE LA ZONA DEL RECINTO FERIAL Y CONSOLACIÓN POR LA PÉSIMA PLANIFICACIÓN DE LAS OBRAS DEL GOBIERNO DE VILLALOBOS

11.12.2020

 

Las obras que el Ayuntamiento está acometiendo en distintos proyectos que afectan a las calles Seguiriya, Toná, Fandango y en la avenida Constelación, todas ellas en el recinto ferial de Consolación y su entorno, están suponiendo un verdadero quebradero de cabeza para los vecinos de la zona y el resto de ciudadanos que transitan por allí.

Concretamente, en este momento se está trabajando en la calle Toná, en el nuevo recinto ferial, así como en la confluencia de la avenida de Constelación con Fandango, a lo que hay que unir la obras del nuevo colegio Al-Andalus en la calle Seguiriya y, nuevamente la calle Fandango con las obras de remodelación del estadio municipal San Juan Bosco.

Es evidente que cuando las obras son necesarias hay que ejecutarlas, pero cuando las mismas afectan prácticamente a la misma zona y la convierten en un verdadero caos y una zona insegura, es que nos encontramos con una mala planificación en el calendario de la delegación Obras a la hora de planificarlas.

Las vallas de todas estas obras invaden totalmente las aceras, con lo que el peatón tiene que bajarse a la carretera para poder ir de una calle a otra, sorteando el peligro que eso conlleva. No hay una valla provisional para que puedan pasar los peatones, no hay accesos habilitados para no tener que bajarse a la calzada, no hay nada. Y ya no hablemos si tiene que acceder una persona en sillas de ruedas, con movilidad reducida o con un carrito de bebé porque entonces es realmente inviable.

Pero si todo esto no fuera suficiente, la hora de la entrada y salida de los institutos es un verdadero peligro, ya que a las ocho de la mañana todavía no ha amanecido, no hay luz ni tampoco señalización y los pasos de peatones están casi borrados. La situación empeora cuando anochece ya que con las luces de los coches ya hace los pasos de peatones del todo invisibles y los más jóvenes cruzan por donde pueden. Si a todas estas circunstancias sumamos los días de lluvia, el colapso ya es completo y el peligro se multiplica.

La incoherencia con la que el gobierno de Villalobos planifica las obras se hace aun más evidente cuando se empeña en mantener cerrado al tráfico de vehículos el Paseo de Consolación. Aunque se nieguen a reconocerlo abiertamente, esta es la intención del alcalde desde que se remodeló el Paseo que permanece cerrado desde que se inició la pandemia y no se ha vuelto a abrir. Desde Juntos x Utrera entendemos que en las actuales circunstancias era mucho más sencillo y descongestionaría mucho más la zona si se abriese el Paseo y pudieran acceder los vehículos que traen o recogen a los niños de los institutos sin el verdadero caos que se genera a las 08:00 y a las 14:30 y con los alumnos obligados a moverse entre vallas, coches y zonas no señalizadas.

Desde Juntos x Utrera reclamamos una vez más una buena planificación en las obras, que es lógico que siempre suponen una molestia para el entorno en el que se ejecutan, pero que no se entiende cómo la nula o pésima gestión del Ayuntamiento puede contribuir a complicarlo todo aun más. Será mejor que se ponga remedio antes de que ocurra una desgracia para cualquier peatón y entonces no valdrá lamentarlo.

obras_feria_consolacion_1.jpg