VILLALOBOS VETA A LA OPOSICIÓN EN LOS PLENOS Y AHORA EN LAS MESAS DE CONTRATACIÓN. MIENTRAS, MANTIENE CERRADO EL AYUNTAMIENTO Y NO RECIBE A LOS CIUDADANOS.

11.11.2020


La manera autocrática en la que el alcalde socialista, José M. Villalobos, gobierna el Ayuntamiento de Utrera resulta cada día más evidente y vergonzosa.
Ya son más que habituales cuestiones como la convocatoria de plenos extraordinarios y urgentes, que realmente no requieren esa urgencia en la mayoría de los casos, que son notificados a la oposición con menos de 24 horas de antelación y entregando la documentación a los grupos políticos opositores en menos de esas 24 horas.

 

A esto hay que añadir la negativa a responder las preguntas a la oposición en los plenos ordinarios, a pesar de obligar a los grupos políticos a entregar por escrito esas preguntas un día antes, no sea que se lleven alguna sorpresa en el Pleno, y de esta forma conocen con tiempo qué se les va a preguntar y qué asuntos pueden resultar incómodos al alcalde y su gobierno. Esa misma premura por conocer las preguntas no la tiene el gobierno de Villalobos para responder, puesto que el plazo es de diez días para responder por escrito. Por ejemplo, a fecha de hoy, aún no se tiene respuestas a las preguntas formuladas por la oposición en el mes de octubre, que Villalobos y los suyos se negaron a responder en el último pleno.

 

A estos despropósitos, más propios de un cacique que por lo visto piensa que Utrera es suya y puede gobernar sin dar ningún tipo de explicaciones, se une ahora la ausencia de los grupos de la oposición en las Mesas de Contratación, el órgano que se encarga de gestionar las propuestas de las empresas a las que el ayuntamiento contrata. Si bien la Ley no obliga a que la oposición deba estar presente, sí se recomienda la presencia de todos los grupos políticos en las Mesas de Contratación, con voz pero sin voto, "en aras de una mayor transparencia de la administración pública, en asuntos tan importantes como los contratos con dinero público".

 

Ya nadie duda del engaño del Partido Socialista a los ciudadanos, cuando afirmaban que serían un gobierno de puertas abiertas y bolsillos de cristal, porque en el tiempo que llevan gobernando, han demostrado sobradamente que su concepto de gobierno es el de "dueños del cortijo" y que están por encima del bien y del mal y no están obligados a dar explicaciones.

 

Así las cosas, Utrera tiene actualmente el peor gobierno que haya tenido nunca, el más opaco y falto de transparencia, con un alcalde que ha cerrado el ayuntamiento a cal y canto, que no recibe a los ciudadanos y que se niega a dar ningún tipo de explicaciones a nadie. Un gobierno, que hasta el momento poco ha hecho por Utrera, empeñado en el pan y circo y el derroche del dinero público, y que le cuesta al bolsillo de los utreranos un millón de euros al año.

SÍGUENOS:

  • Facebook icono social